Los niños de la Escuela Mejía FMM y Tigre Sport recibieron la navidad antes de tiempo con el regalo de unos botines de fútbol donados por el capitán de la selección Vinotinto Tomás Rincón

Tal cual cómo un cuento de hadas, los niños de la Escuela de Fútbol Menor Mejía de Maturín, estado Monagas tuvieron por estos días la más grande las alegrías, al recibir una gran dotación de botines de fútbol, obsequiados por el “Gran Capitán” del seleccionado Vinotinto Tomás Rincón.

Y todo nació en el sur del país, en el marco de la cuarta edición de la Mineros Cup.

La periodista Yraida Pinzón, montó en sus cuentas y contó el cuento del delanterito Luciano, quién tras cada partido, tenía que remendar sus botines para seguir anotando los goles de su equipo Tigre Sport de dicha escuela y que a la postre se tituló campeona de la categoría Sub-13 de dicho torneo de fútbol menor.

El video de @YradiaPinzon se convirtió en tendencia, traspasó fronteras y cómo era de esperarse, la solidaridad del venezolano no tardó mucho en aparecer y es que así somos y así seremos, no importa la difícil situación que estemos viviendo.

Desde Génova, Italia, el “Gran Capitán”, conmovido por video donde Luciano contaba cómo tenía que arreglárselas para que sus botines estuviesen listos para hacer sus goles, se comprometió para hacerles un regalo, de seguro, el mejor de los regalos para estos chamos del Guarapiche.

 

Y llegaron los botines

Es posible que con el pasar de los días, la celebración del título obtenido en Puerto Ordaz por estos chamines de la Escuela Mejía se había poco a poco convertido en un simple recuerdo, pero la mañana de un martes 20 de agosto, el sueño se convirtió en realidad y en el seno de la escuela recibieron el mejor de los regalos.

Tomás Rincón les había cumplido con su promesa y cómo tras romper una piñata, cada uno de los niños y niñas, tenían en sus pies unos lindos botines donados por el “Gran Capitán”.

El regalo vino acompañado de un video, donde Tomás Rincón les envió un bonito mensaje: “Sueñen en grande porque los sueños se hacen realidad, no hay nada más bonito que este deporte aunque el camino es largo y lleno de sacrificios”.

Por ahora Luciano y sus compañeritos no tendrán más que remendar los botines para jugar, pero a su vez, deberán aprender a cuidar y mantener al máximo este bello regalo de un venezolano más que con su gesto solidario lleno de sonrisas y alegrías a estos chamitos de la Escuela Mejía de Maturín.

Y es que todo comenzó cómo un cuento de hadas, éstas hadas modernas que por un video en las redes sociales, cómo hizo Yraida Pinzón.

Template by JoomlaShine